Guía práctica de Webhooks: qué es un Webhook, para que sirve y cómo funciona

¿listo para meterle mando a los webhooks? ¿qué es un webhook? ¿para que sirve un webhook? ¿cómo funciona un webhook?

Esta guía no es el típico rollo técnico que tendrás que leer diez veces para entender de qué va la cosa.

Voy a darte la info como es, directa y al grano.

Antes de meterte de lleno en la movida, repasa lo básico:

¿que son esos tales “webhooks”?

Imagina que estás en tu casa esperando una notificación importante.

No te vas a quedar pegado a la ventana esperando que pase el cartero, ¿verdad?

Lo que haces es seguir con tu vida, pero activas una campanita que te avisa cuando el cartero llegue. Bueno, pues los webhooks son algo así como esa campanita en el mundo online.

Son una forma sencilla de permitir que una app o un servicio web te avise cuando sucede algo.

Es como decir: “Oye, cuando pase esto, dame un toque, ¿vale?”

La diferencia entre un webhook y el timbre de tu casa es que no esperas a un ser humano, sino a un evento específico que ocurre en un sistema.

Un webhook es básicamente una llamada HTTP que se dispara automáticamente cuando pasa algo; es la forma que tiene una aplicación de mandarte un mensaje diciendo “¡Eh, esto acaba de pasar!” sin que tengas que estar refrescando la página cada 5 minutos.

En resumidas cuentas, un webhook es tu aliado cuando quieres estar al tanto de eventos en tiempo real sin convertirte en un esclavo de la F5.

Con un poco de configuración inicial, tu sistema puede estar tan informado como el vecino chismoso que siempre sabe todo lo que pasa en el barrio.

Ahora que ya tienes una idea más clara, sigamos explorando este rollo de los webhooks.

¿Qué es un webhook?


Para entenderlo fácilmente, imaginate un webhook como el timbre de tu casa:

  • Tú estás tranquilo en casa: realizando tus actividades diarias.
  • Alguien toca el timbre: sabes que debes atender la puerta.

De forma análoga, los webhooks funcionan en el ámbito digital.

Los webhooks son esenciales para la comunicación entre aplicaciones:

  • Notificaciones Automáticas: Recibe una alerta cuando alguien realiza una acción específica, como registrarse en tu sitio web.
  • Sin Esperas Innecesarias: No necesitas actualizar la página constantemente para ver novedades.
  • Eficiencia en Tiempo Real: La información te llega inmediatamente, permitiéndote enfocarte en otras tareas.

En definitiva, un webhook es:

  • El mensajero digital: Un webhook es sencillo y directo, te entrega la información necesaria sin rodeos.
  • Util: Te mantiene informado de los eventos de tu sitio web de manera eficiente.

Un webhook facilita la gestión de actualizaciones en la red, haciéndote más productivo y menos preocupado por perder información vital.

que es un webhook - Juan José Rodríguez Profesional Digital

¿Para qué sirve un webhook?


Los webhooks son como centinelas digitales, siempre al acecho, listos para avisarte apenas pase algo que valga la pena.

Es como un sistema de alerta que te manda un mensaje al móvil cuando alguien toca a tu puerta. Así de inmediato.

Primero, hablemos de las notificaciones en tiempo real.

En el mundo digital, la información envejece más rápido que un plato de tabulé en pleno sol.

Los webhooks te dan la ventaja de recibir actualizaciones al instante de que se produzca un evento. ¿Alguien hizo un pedido en tu tienda online? Bam, notificación al canto.

¿Alguien completó un formulario de contacto? Pues ahí tienes otro aviso.

Esto te permite reaccionar con la velocidad de un 300.

Ahora, profundicemos en la automatización y datos.

Los webhooks no solo te notifican, también pueden desencadenar acciones en otros sistemas.

¿Que se registró una venta?

Con un webhook bien configurado, puedes hacer que se genere automáticamente una factura, que se actualice el stock y hasta que se envíe un agradecimiento personalizado al cliente.

Todo sin mover un dedo.

Si eres de los que les gusta tener la información al momento y no después que ha pasado la batalla, los webhooks son tu aliado.

Te mantienen en la jugada, con datos frescos, al instante, y sin necesidad de que estés refrescando la página como un poseso cada cinco minutos.

Así que ya sabes, si quieres jugar en las grandes ligas de la automatización y la eficiencia, los webhooks son tu espada y escudo.

¿Cómo es un webhook?


Ahora que ya tienes una idea de para qué te sirven, hablemos de cómo está hecho.

Imagina que tienes un muñeco por piezas – aquí vamos a juntarlas para que veas la figura completa.

Eventos que detonan webhooks

Primero lo primero: los webhooks no se disparan solos, necesitan un motivo, un evento.

Esto puede ser cualquier cosa, desde que un usuario rellene un formulario en tu página, hasta que se complete una venta en tu tienda en línea.

Cada vez que pasa algo destacable, ¡pum!, el webhook se activa.

URL – El punto de entrega

La URL es como la dirección de tu casa, pero en la web.

Es el lugar donde se enviarán los datos cuando el evento detonante ocurre.

Es específica y única para cada webhook, así que no hay perdida.

Piensa en ello como el destino final de una carta que estás esperando con ansias.

Mensajes que viajan en JSON

El mensaje que se manda a través del webhook es un paquete de datos, usualmente en formato JSON, porque es ligero y fácil de entender para las máquinas.

Es como cuando envías un mensaje de texto que va directo al grano, sin emojis ni florituras. Aquí, los datos se estructuran de manera que el receptor sepa qué hacer con ellos al instante.

Así que ahí lo tienes, ya conoces las piezas clave de un webhook.

No es nada del otro mundo, ¿verdad?

Con esto en mente, estás más que listo para seguir adelante y ver cómo esta herramienta se pone en movimiento.

¿Cómo funciona un webhook?


Vale, metámonos en la cocina de los webhooks para ver cómo se cocinan estos guisos tecnológicos.

Primero, tienes que entender que un webhook es como un mensajero que corre a avisarte cada vez que pasa algo relevante.

¿Y cuándo se pone en marcha este sprinter digital?

Pues cuando ocurre un evento específico en una aplicación o plataforma.

Por ejemplo, imagínate que cada vez que alguien hace un gol en un partido de fútbol, alguien te manda un mensaje de texto – eso es, en esencia, lo que hace un webhook.

Ahora, el “dónde” de la entrega de estos avisos es la URL – sí, esa misma a la que le das click para perderte en el laberinto de Internet.

Esa URL es el destino final donde el webhook suelta la posta, como un relevo de 4×100, pero en vez de un testigo, se pasa un paquete de datos.

Y hablando de pasar datos, hablemos del formato de estos mensajes.

Aquí no hay cháchara ni rodeos; los datos viajan en JSON, un formato que es más ligero que una pluma pero que lleva información más pesada que un elefante.

Es como recibir un telegrama codificado, solo que en vez de tener que descifrarlo, tu sistema ya sabe qué hacer con esa info – actualizar una base de datos, mandar un tweet, o lo que necesites.

Así que recuerda, los webhooks son los correcaminos de la información: un evento los activa, corren hacia una URL específica y entregan mensajes en JSON.

Simple, rápido y sin complicaciones.

Ahora sigamos adelante, empieza lo bueno.

Webhook vs polling 1 1024x399 2 - Juan José Rodríguez Profesional Digital

Los webhooks en acción


Optimiza tu sistema de gestión de proyectos

Utiliza webhooks para notificar a tu equipo cada vez que una tarea se marque como completada.

Es como un mensaje automático que dice: “¡Buen trabajo, equipo! La tarea X ya está lista”.

¡Así todos permanecerán en la misma página!

Mantén tus conversaciones actualizadas. Intégralo con mensajería instantánea

Evita la ansiedad de estar pegado al correo.

Un webhook puede notificarte sobre un mensaje importante directamente en tu teléfono.

¡Recibes una notificiación en tu movil Iphone o Android mientras disfrutas de tu cafecito!

notificaciones webhook - Juan José Rodríguez Profesional Digital

Sincronización en tiempo real. Gestión de inventario

Para los amantes de los datos actualizados, el uso de webhooks para sincronizar bases de datos es imprescindible.

Si administras una tienda online, un webhook puede actualizar tu inventario local al momento de cada venta, evitando así vender productos no disponibles.

En el marketing digital

Tienes un negocio y quieres estar al tanto cada vez que alguien se suscribe a tu newsletter.

Con un webhook, cada vez que un nuevo guerrero se une a tu ejército de suscriptores, podrías recibir una notificación instantánea.

Así, si quieres darle la bienvenida con una oferta especial o simplemente lanzar un saludo, un webhook se encarga de que el mensaje llegue a tu sistema de automatización de marketing en tiempo real, y actúas al instante.

CRM, mantener a tus clientes contentos

Los sistemas de CRM se benefician de los webhooks para mantener la información de los clientes actualizada.

Supón que un cliente actualiza su dirección de correo electrónico en tu aplicación.

Un webhook podría detectar ese evento y automáticamente enviar los nuevos datos al CRM.

Así, cuando le mandes la próxima promo de “No te pierdas esta oferta, colega”, sabrás que no estás enviando palabras al vacío.

crm webhook - Juan José Rodríguez Profesional Digital

La magia de los sistemas de pago

Aquí es donde los webhooks realmente brillan.

Cuando se procesa un pago, es importante tener toda la información al momento para dar el mejor servicio.

Por ejemplo, si vendes productos online y un cliente completa una compra, un webhook puede avisar a tu sistema de inmediato.

Esto permite que tu equipo de logística empiece a moverse rápido, preparando el pedido y asegurándose de que el cliente reciba su paquete sin demoras.

Nada de esperar a que alguien revise manualmente las transacciones; con webhooks, es como tener un asistente que nunca se toma un descanso.

Ahí lo tienes, ejemplos de cómo los webhooks te hacen la vida más fácil y tu negocio más eficiente.

Son tu equipo de soporte que trabaja 24/7, asegurándose de que no se te escape ni un detalle.

¿Listo para implementarlos?

Buenas prácticas


Al trabajar con webhooks, es importante y no viene mal recordar un conjunto de buenas prácticas para asegurar que las integraciones que desarrollemos sean robustas y seguras.

  • Validación de las peticiones: Verificar siempre que cada solicitud proviene de una fuente confiable y segura es algo que tenemos que hacer si o si.
  • Control sobre intentos fallidos: Implementa una lógica de reintento que pueda reconducir los errores de forma óptima sin causar duplicidades ni perder información que necesitemos.
  • Velocidad de confirmación y procesamiento: La confirmación y el procesamiento de datos deben ser ágiles para no retrasar nuestros «workflows». Se recomienda una arquitectura que pueda manejar cargas de trabajo escalables, a futuro lo agradecerás.
  • Seguridad del dato: Asegurar y reasegurar la privacidad y confiabilidad de los datos transmitidos, utilizando protocolos seguros como HTTPS y validando de manera adecuada la autenticidad de los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan José Rodríguez

Consultor de Marketing y Negocios Digitales, NoCode, Administrador de Sistemas Informáticos. 

Creo y desarrollo tus Ideas para consigas resultados RÁPIDOS con una MENOR inversión.

juanjoserprofesionaldigital

Aún no eres miembro?

La suscripción te da acceso inmediato a todo nuestro catálogo de cursos, herramientas, documentos, recursos y a la comunidad privada.

También tendrás acceso a las videollamadas de consultoría grupal donde revisamos tu proyecto y te damos feedback personalizado.

Iniciar Sesión

Accede a tu cuenta para disfrutar del contenido Premium